Carta abierta a los partidos políticos vascos en vísperas de los comicios autonómicos

CARTA ABIERTA A LOS PARTIDOS POLÍTICOS VASCOS EN VÍSPERAS DE LOS COMICIOS AUTONÓMICOS 12 DE JULIO 2020

La Delegación del Frente POLISARIO en Euskadi quiere dirigirse a las fuerzas políticas vascas, en vísperas de las próximas elecciones autonómicas para expresar su preocupación y llamar su atención sobre una serie de hechos que pueden tener graves repercusiones sobre la cuestión del Sáhara Occidental, la última colonia en África, como pueden ser: El estancamiento de los esfuerzos emprendidos por las Naciones Unidas para alcanzar una solución rápida, justa y definitiva a este largo conflicto de descolonización; La inoperancia de la ONU para hacer frente a sus responsabilidades; La grave situación en la que se encuentran los presos políticos saharauis recluidos en las cárceles marroquíes en medio de la propagación del Coronavirus COVID-19; Las violaciones flagrantes de los derechos humanos en los territorios ocupados; El impacto negativo del confinamiento y el cierre de fronteras para la vida de las personas refugiadas saharauis, a pesar del éxito de las medidas emprendidas por las autoridades saharauis para evitar la propagación de la pandemia, que han permitido que no se registrasen casos de contagio ni fallecimientos pese a la fragilidad del sistema sanitario saharaui y a nuestro modo de vida así como la frustración que cunde entre la juventud saharaui .

El Sáhara Occidental (antiguo Sáhara español), sigue siendo un Territorio No Autónomo, inscrito en la agenda de la Comisión Política Especial y de Descolonización de la Asamblea General de la ONU (IV Comisión), como una cuestión de descolonización pendiente, con arreglo al Capítulo XI de la Carla de la ONU. De esta calificación jurídico política se desprenden una serie de principios fundamentales que conviene recordar.

La primera derivada esencial de dicha calificación es que la soberanía, la autodeterminación, corresponde al pueblo del Sáhara Occidental y es ese pueblo, y únicamente él, quien tiene el derecho de pronunciarse sobre su futuro, sin limitaciones y desde ya.

Además, avala la legalidad y la justicia del reclamo del pueblo del Sáhara Occidental y del Frente POLISARIO, su representante único y legítimo e internacionalmente reconocido, a favor de la libre determinación y de la independencia.

Por otro lado, mientras el Sáhara Occidental figure en la lista de los Territorios No Autónomos, España seguirá siendo la Potencia Administradora del Territorio, hecho confirmado igualmente por la Audiencia Nacional en su auto de 4 de julio de 2014. Independientemente de cualquier declaración unilateral o acuerdo con terceros, España no se puede desligar de sus responsabilidades.

En relación con la ONU, son las propias resoluciones de la Asamblea General sobre la cuestión las que reafirman “la responsabilidad de Naciones Unidas hacia el pueblo del Sáhara Occidental” al margen de que España cumpla o no con sus obligaciones. Una responsabilidad que pocas veces se ha exigido.

Además, el Territorio del Sáhara Occidental está considerado como ocupado ilegalmente por el Reino de Marruecos siguiendo el Artículo 42 del Reglamento de la Convención de 1907 sobre las Leyes y Costumbres de la Guerra Terrestre. Esta situación de ocupación obligaría a la aplicación del derecho internacional humanitario en virtud del Artículo 2 común a los cuatro Convenios de Ginebra.

Cabe recordar que, pese a que el Reino de Marruecos firmó en 1956 las Convenciones de Ginebra, todavía no las ha ratificado, mientras que el Frente POLISARIO fue el primer movimiento de liberación en firmar y ratificar las Convenciones de Ginebra y los Protocolos Adicionales.

Hasta ahora el Reino de Marruecos se niega a reconocer la condición de territorio no autónomo del Sáhara Occidental. Tras su adhesión a la Unión Africana en 2017- organización de la que la RASD es Miembro Fundador de pleno derecho- Marruecos publicó en el Boletín Oficial la ratificación del Acta Constitutiva de la Unión Africana. Esta ratificación supone el acatamiento de la misma su totalidad y, por tanto, también de los principios por los que se rige este organismo, recogidos en el Artículo 4 que en su apartado (b) establece el ‘respeto de las fronteras existentes en el momento del acceso a la independencia’

La publicación en el Boletín Oficial del Acta Constitutiva de la UA debería entenderse como un reconocimiento explícito por parte de Marruecos de sus fronteras internacionales y con ello pondría término a la ocupación ilegal de parte del territorio de la RASD, pero, por ahora, Marruecos no sólo ha demostrado su capacidad para decir una cosa y obrar de manera distinta, sino que viene a reconocer su propio estatus de potencia ocupante del Sáhara Occidental.

Contando con la inestimable ayuda de sus valedores políticos y económicos, las dilaciones e intransigencia de Marruecos para cumplir la legalidad internacional, las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de la ONU, así como las decisiones de la UA y de los tribunales internacionales, han puesto en grave riesgo la estabilidad de la zona y contribuyen de manera notable a la frustración creciente de la juventud saharaui.

Frente a la inoperancia de la ONU y al desafío marroquí, en este momento tan delicado, Europa, el Estado español y el conjunto de instituciones locales y regionales adquieren un protagonismo y una relevancia especial.

En el caso del País Vasco, es de subrayar el gran interés que sienten importantes segmentos de la sociedad vasca por cuanto acontece en el Sáhara Occidental, constituyendo, al mismo tiempo, el movimiento de solidaridad con la causa saharaui más amplio de cuantos existen en el Estado Español.

Ello ha llevado a los partidos e instituciones vascas a establecer un consenso ya histórico y sin igual en torno a la cuestión saharaui. Paralelamente, en la coyuntura política actual y desde las lógicas diferencias políticas e ideológicas, todas las fuerzas políticas vascas tienen una especial capacidad de acción respecto al gobierno central. Por eso, las fuerzas políticas en Euskadi están llamadas a desempeñar un papel clave en la resolución de este conflicto, adoptando un enfoque proactivo frente al punto muerto en el que se encuentra el proceso de paz.

En este sentido, resulta imprescindible recabar la responsabilidad de la ONU para organizar un referéndum de autodeterminación y proteger los derechos fundamentales de la población saharaui en los territorios ocupados por Marruecos. igualmente hay que reclamar del Estado Español el cumplimiento de sus responsabilidades en cuanto potencia administrativa de iure y exigir de las instituciones del Estado el respeto estricto a las resoluciones de los tribunales internacionales, en especial del Tribunal Europeo. Y, obviamente, se debe enviar un mensaje claro y contundente a las autoridades marroquíes para que comprendan que deben poner término a la ocupación ilegal y al abuso constante de los derechos humanos del pueblo saharaui, porque dicha actitud ya no puede ser tolerada por la comunidad internacional.

Confiando en que el contenido de esta carta pueda ser tenido en cuenta, aprovecho la ocasión para ponerme a su disposición y expresarles mi agradecimiento y consideración por el trabajo que vienen realizando en favor de la justa causa de la libertad del pueblo saharaui.

Atentamente,

Mohamed Limam Mohamed Ali

Delegado del Frente POLISARIO en Euskadi

 

En Vitoria-Gasteiz, a 06 de julio de 2020

Artículos
relacionados